lunes

Oscar Wilde

Perdona a tu enemigo. No hay nada que le enfurezca más.