domingo

Juan Pablo II

La peor prisión es un corazón cerrado.